viernes, 19 de mayo de 2017

DOSCIENTOS OCHENTA Y TRES








Por fin, después de un año de bloqueo, mi hijo Jaime ha publicado su cuarto libro:

Experta en propinas

Lo he leído y me ha entretenido mucho, además de haber aprendido, como me sucede siempre con sus libros, cosas que ni sospechaba que existieran.
Jaime ha viajado y leído tanto, que domina las peculiaridades de ciertas culturas, hasta tal punto que incluso es capaz de utilizar palabras de índole vernáculo.
Conoce gente de todas partes y es un hombre simpático, siempre contento y cariñoso, además de tranquilo, aunque hablando puede parecer nervioso.

Llevo un par de semanas viviendo mano a mano con él y podría seguir así el resto de mi vida.
No interferimos en nuestras vidas y me resulta agradable, que la persona con la que comparto la casa, esté siempre tranquila.
No quisiera hacer ver que Jaime es perfecto porque a veces, si por casualidad hago, digo o escribo algo que no le gusta demasiado, me lo hace saber de tal modo, que casi me da miedo.
Pero no es habitual y además si le pido perdón, enseguida se le pasa y todo vuelve a la normalidad.

Sigo con su libro.
Es una lástima que teniendo tan buenas y originales ideas para hacer que la trama resulte amena, no ponga más interés en la gramática.

A juzgar por mi humilde experiencia, escribir bien es algo que requiere mucho esfuerzo, años de estudio, amor a la lengua materna, leer a los clásicos, un buen profesor y dedicar tiempo y atención constantes.
A mi edad, yo ya no puedo pretender grandes cosas en este terreno porque no tengo tiempo.
Por mucho que me empeñe, lo único que puedo conseguir es disfrutar cada día de mis lecturas e intentar poner orden en mis ideas, no obstante Jaime es joven, tiene mucha fuerza de voluntad, carece de responsabilidades familiares y esperemos que le queden muchos años por delante.

Yo ya me encuentro en un momento en que recuerdo a mi madre, cuando me decía que veía el techo en su vida.
Yo también veo el techo en la mía y tengo suerte de estar viva y poder disfrutar, porque con la caña que me he metido, creo sinceramente que no me lo merezco.

La mayoría de mis amigos y conocidos ya no están aquí, se han ido hace tiempo, las drogas no perdonan, por eso estoy tan agradecida, porque soy consciente de que mi vida es un regalo maravilloso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario